image image image image image image
¡Para Jóvenes! Este portal trata de recopilar todos los recursos que un Joven cristiano puede necesitar, tanto para su vida personal y espiritual, como para crecer como persona. Aquí encontrarás desde artículos científicos, meditaciones, hasta videos y audio, pasando por tutoriales para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios.
¡Te invitamos a navegar por nuestras diferentes áreas!
Haz nuevos amigos en el Chat ¡Si aún no has entrado en el chat de jovenes-cristianos.com te invitamos a hacerlo!.

Un simple click (Área multimedia >> Chat)  y estarás conociendo amigos cristianos de todas partes del mundo.

¡También podrás acceder al Chat desde tu cliente IRC favorito!
Síguenos en las Redes Sociales Puedes seguir todos nuestros movimientos desde tu Red Social favorita. Actualmente, Estamos en Twitter y en Facebook.  

Para conectar con nosotros, añade a tu lista de Twitter el usuario "jcristianoscom", o sigue los enlaces que aparecen en la columna derecha del portal.
Miles de jóvenes nos visitan Gracias a la confianza que nos dan jóvenes como tú, el portal www.jovenes-cristianos.com recibe más de 130.000 visitas mensuales, donde más de 35.000 jóvenes están suscritos a nuestros boletines.

Nuestra área de ayuda recibe más de 300 peticiones mensuales, con preguntas bíblicas, dudas, consejo, y pedidos de oración.

¡Gracias por hacer esto posible!
Equipo de Desarrollo de Juegos Jovenes-cristianos.com cuenta con un equipo de desarrollo de juegos para PC, cuyo objetivo no es otro que el aprender de la Biblia de una forma divertida y sana.

Estos juegos son gratuitos y de libre descarga. Para descargarlos, visita el Área multimedia, apartado "Juegos para PC".
Tutoriales, para que no te quedes sin saber En este portal encontrarás tutoriales de todo tipo, para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios, aprender a tocar un instrumento o a cantar, entre muchas otras cosas.

¡No te quedes sin aprender cómo instalar la Biblia en tu teléfono!


La vida abundante

La vida abundantePara muchos, el sumun bonun (máximo bien) es relativamente fácil de definir: “Salud, dinero y amor”.

“Libertad” y “seguridad” son algunos de los otros candidatos. El éxito se mide a menudo según índices visibles de prosperidad: propiedades y objetos que llegan a ser símbolos de la buena vida. El hombre llega a ser, según el sabio presocrático Protágoras, “la medida de todas las cosas”.

Sin embargo, todos conocemos a personas que tienen todo esto y se sienten vacías y sin un propósito en la vida.

Artistas que usan drogas y cometen crímenes, deportistas que agreden y asesinan a otros, jóvenes que niegan los principios religiosos y cambian una noche de efímero placer por la carga de una maternidad indeseada o la tragedia de un aborto.

¿Qué es la buena vida? La vida abundante tiene que ser más que todo esto. El Señor Jesucristo dijo: “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (S. Juan 10:10). ¿Qué quiso decir?

 

La abundancia física

Se considera que tenemos una vida física abundante cuando gozamos de un cuerpo lleno de vigor y en perfecta salud. Los buenos deseos de Dios indudablemente incluyen la salud del cuerpo como un requisito fundamental para tener una vida abundante. En otro lugar, el Señor expresó en su Palabra: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (3 Juan 2). Aquí se introduce el concepto de la prosperidad, por lo tanto se trata de algo más que ausencia de enfermedades. Se refiere a estar bien, a vivir en prosperidad física, mental y espiritual.

Nuestro cuerpo es “templo del Espíritu Santo” (1 Cor. 6:19); por lo tanto, no debe ser contaminado por hábitos que lo enferman. Tenemos el deber de hacer todo lo que podamos para mantener nuestro cuerpo en la mejor condición; lo que implica que debiéramos esforzarnos por aprender acerca de las leyes de la salud y la manera en que el cuerpo funciona.

Desde hace varias décadas, la Iglesia Adventista ha expresado su mensaje de la salud mediante los ocho recursos naturales. He aquí la lista con aplicaciones sugerentes:

  • El sol – Exponerse al sol un mínimo de 20 minutos al día.
  • El aire puro – Respirar al aire libre al menos 20 minutos al día. Respirar profundamente.
  • El ejercicio – Hacer ejercicio aeróbico por lo menos 30 minutos tres veces a la semana.
  • El agua – Beber un mínimo de 6 vasos de agua todos los días.
  • El reposo – Dormir un mínimo de 6 horas cada noche, y un promedio de 8.
  • La temperancia – Abstenerse de sustancias dañinas, incluyendo el tabaco, las drogas, el alcohol.
  • La buena alimentación – Comer una dieta balanceada, con alimentos de los tres grupos principales, frutas, proteínas y carbohidratos. Evitar el exceso de grasa y de azúcar.
  • La confianza en Dios – Dedicar tiempo significativo todos los días a la comunión con Dios.

 


La abundancia espiritual

Disfrutar de la buena salud del cuerpo es indudablemente importante y deseable, pero la restauración física no es el cumplimiento completo del deseo de Dios de darnos una vida abundante. La Biblia también nos ofrece otro principio de importancia vital respecto de la salud. “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8). Aunque se enfatiza la salud mental, la relación entre ésta y el bienestar físico hoy sabemos que es obvia.

El ser humano tiene vida intelectual. Es el único ser vivo trascendente: el único capaz de contemplar el significado de su propia existencia. Para cultivar el intelecto abrazamos programas de estudio, leemos y meditamos. Esto nos permite aprovechar el cúmulo de información recogida y sintetizada por las generaciones anteriores.

La vida espiritual es otro componente vital de nuestra existencia. Los seres humanos somos incurablemente espirituales. Toda cultura expresa en sus ritos la necesidad de relacionarnos con un Ser superior. Bien dijo el profeta: “No sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová” (Deuteronomio 8:3).

Dios nos creó para que nos relacionáramos con él como sus criaturas. Él es nuestro Creador y Redentor. Él desea nuestra salud total. Salud del cuerpo, de la mente y del espíritu. Su don para el creyente es la vida eterna que se contrasta con la muerte eterna del perdido. Esa es la vida que él vino a restaurar en el ser humano por virtud de la fe. La vida del creyente, en todos sus aspectos, está “escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3). Conectados con él por la fe, podemos vivir una vida abundante aquí, y algún día vivir eternamente con él.

 

Autor: Miguel A. Valdivia

 

Comentarios (1)add comment

Bryan Tucto said:

0
...
Gracias me sirvio de ayuda (Y)
02 de agosto de 2013

Escribir comentario

busy

Amistad en el CHAT

¿Aún no conoces nuestro chat?
TE INVITAMOS A ENTRAR

Aquí encontrarás:

Área EspiritualÁrea Espiritual:
Noticias y recursos para crecer espiritualmente.

Área Tecnológica

Área Tecnológica:
Aprende a usar las nuevas tecnologías.

Área Científica

Área Científica:
Artículos sobre Historia, El Universo, Dinosaurios...

Área Musical

Área Musical:
Clases de música, Tutoriales de mezcla...

Área Multimedia

Área Multimedia:
Audio, video, Radios cristianas, Juegos...

Área de Ayuda

Área de Ayuda:
Respondemos todas tus dudas. ¡Pregúntanos!

Jóvenes en Línea

Tenemos 2060 invitados y 5 miembros conectado(s)

Inicio de Sesión

Buscar en el Portal

Colabora con nosotros

Find us on Facebook

Artículo Aleatorio:

Cuando las cosas no salen como deseamos

Cuando las cosas no salen como deseamos¿Algún día te has despertado por la mañana y te sientes que no vas a poder con toda la carga que llevas dentro?

Las cosas no pasan como tu quieres y crees que todo se esta cayendo a tu rededor. Quizás tienes tantos problemas que estas a punto de tirar la toalla.

Quizás tu situación en casa no es la mejor o te has involucrado en el peor de los problemas de tu vida.

En ocasiones sentirnos así nos lleva a la depresión y nos lleva ha tomar decisiones incorrectas que nos atrapan y se convierten en una angustia que no se puede quitar. Hay muchas etapas en la vida que Dios permite que pasemos para que lleguemos a madurar.

Leer más...