image image image image image image
¡Para Jóvenes! Este portal trata de recopilar todos los recursos que un Joven cristiano puede necesitar, tanto para su vida personal y espiritual, como para crecer como persona. Aquí encontrarás desde artículos científicos, meditaciones, hasta videos y audio, pasando por tutoriales para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios.
¡Te invitamos a navegar por nuestras diferentes áreas!
Haz nuevos amigos en el Chat ¡Si aún no has entrado en el chat de jovenes-cristianos.com te invitamos a hacerlo!.

Un simple click (Área multimedia >> Chat)  y estarás conociendo amigos cristianos de todas partes del mundo.

¡También podrás acceder al Chat desde tu cliente IRC favorito!
Síguenos en las Redes Sociales Puedes seguir todos nuestros movimientos desde tu Red Social favorita. Actualmente, Estamos en Twitter y en Facebook.  

Para conectar con nosotros, añade a tu lista de Twitter el usuario "jcristianoscom", o sigue los enlaces que aparecen en la columna derecha del portal.
Miles de jóvenes nos visitan Gracias a la confianza que nos dan jóvenes como tú, el portal www.jovenes-cristianos.com recibe más de 130.000 visitas mensuales, donde más de 35.000 jóvenes están suscritos a nuestros boletines.

Nuestra área de ayuda recibe más de 300 peticiones mensuales, con preguntas bíblicas, dudas, consejo, y pedidos de oración.

¡Gracias por hacer esto posible!
Equipo de Desarrollo de Juegos Jovenes-cristianos.com cuenta con un equipo de desarrollo de juegos para PC, cuyo objetivo no es otro que el aprender de la Biblia de una forma divertida y sana.

Estos juegos son gratuitos y de libre descarga. Para descargarlos, visita el Área multimedia, apartado "Juegos para PC".
Tutoriales, para que no te quedes sin saber En este portal encontrarás tutoriales de todo tipo, para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios, aprender a tocar un instrumento o a cantar, entre muchas otras cosas.

¡No te quedes sin aprender cómo instalar la Biblia en tu teléfono!
Área Espiritual Temas Bíblicos Interesantes ¿Eres un verdadero discípulo de Cristo?


¿Eres un verdadero discípulo de Cristo?

¿Eres un verdadero discípulo de Cristo?Como cristianos sostenemos que Cristo es nuestro líder y que nosotros somos sus discípulos. ¿Pero sabemos lo que quiere decir eso realmente?

Para comprender mejor lo que significa ser un discípulo de Cristo, comencemos con una definición y luego propongamos cuatro preguntas fundamentales. Una definición simple del diccionario dice que discípulo es alumno o seguidor, un adherente convencido de una escuela o individuo.

Las preguntas que plantearemos son el quién, el por qué, el dónde y cuándo del discipulado. Ellas definen las capacidades, motivación, blanco y demostración de ser un discípulo.

El quién: los requisitos de un discípulo

En primer lugar, un discípulo de Jesús es un aprendiz y seguidor suyo. Cuando llamó a sus primeros discípulos les dijo “Vengan, síganme…, y los haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19).*

Algunos definen el discipulado en términos de ciertas capacidades o características de comportamiento, como ser: asistencia a la iglesia, ofrendar y pagar el diezmo fielmente, decidirse por un estilo de vida saludable, ser respetado en la comunidad, evangelizar con persuasión o trabajar en una organización o institución cristiana.

Estos atributos pueden estar presentes en la vida de un discípulo pero no necesariamente lo convierten en discípulo. La verdadera llave para definir a un discípulo está en la relación. Un verdadero discípulo de Jesús es el que aprende activamente a través de observaciones e interacciones de primera fuente.

Un discípulo suyo es alguien que lo sigue y está siendo moldeado por él para hacer el tipo de trabajo que él mismo realiza.

Es fácil encontrarse haciendo cosas que creemos que deberían ser hechas por un discípulo sin estar realmente siguiéndolo a él. Durante los tiempos de Jesús, la relación maestro/estudiante implicaba que el discípulo seguía muy de cerca al rabino, haciendo las cosas como él, hablando como él, imitándolo tan bien que algunos incluso podían confundirlo con el maestro.

En un primer momento esto puede sonar como una gran meta para aquellos que quieren ser conocidos como discípulos de Jesús. Sin embargo, es posible actuar como discípulos de Cristo sin seguirlo verdaderamente.

 

El porqué: la motivación de un discípulo

¿Qué motiva a los discípulos a seguir a un maestro en particular? ¿Que los inspira? ¿Cuál es la fuerza que los impulsa? En la comunidad judía del tiempo de Jesús, los discípulos de los rabinos más conocidos tenían la esperanza que el asociarse al maestro correcto resultaría en prestigio y buena imagen dentro de su comunidad. A través de su santidad personal tenían la esperanza de ganar influencia y prestigio propio, ya que un día se convertirían en rabinos y tendrían estudiantes aspirando a ser como ellos.

No es el caso del discipulado cristiano. Un discípulo de Cristo debería tener una motivación de otro tipo, sin vinculación con ganancias o logros personales.

El apóstol Pablo conocía de primera fuente lo que es ser discípulo de Cristo cuando escribió a los corintos que la motivación para el discipulado no está en uno mismo sino en Cristo: “El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado”. (2 Corintios 5:14, 15).

Cuando nos allegamos a Jesús aceptamos que murió por nosotros y nos sentimos motivados a vivir una vida nueva, a salvo del pecado. Esta nueva vida no está arraigada en nosotros sino en él y por él. Por lo tanto, el discípulo de Cristo es alguien impulsado por el amor de Dios para seguirlo y ser como él.

El discipulado va mucho más allá de la obediencia y de la santificación personal. Estas cosas son resultado natural de la íntima relación estudiante/maestro con Cristo pero no son la meta final del proceso del discipulado. Si mi atención está centrada únicamente en lo que me está sucediendo a mí, entonces estoy viviendo para mí mismo.

Pregúntale a alguien sobre su relación con Dios y quizá recibas la respuesta: “Bueno, leo mi Biblia y oro, asisto regularmente a la iglesia, escucho música religiosa, me esfuerzo por ser una buena persona, evito pecar y trato de ayudar a otros en la medida de mis posibilidades. No soy perfecto, pero creo que estoy encaminado en la dirección correcta”. Pero, ¿el seguir a Cristo tiene que ver simplemente con nuestras costumbres y prácticas, nuestro comportamiento y filosofía, nuestra propia experiencia y entendimiento? ¿Podría haber algo más?

Si vamos a seguir a Cristo y vamos a vivir para él, quisiera plantear dos supuestos filosóficos:

  1. Si sigo a Cristo, debo ir a donde él vaya;
  2. Si vivo por Cristo, debo vivir por lo que él viva.

Pablo dice: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”(2 Corintios 5:17). El discipulado es exactamente eso. La vieja criatura no existe más. La nueva ha tomado el control. Vida nueva, metas nuevas, propósitos nuevos.

El discipulado cristiano es un llamado a pertenecer a Cristo en el más amplio sentido de la palabra. Nos unimos a él en un nuevo emprendimiento. Como discípulos suyos su destino es nuestro destino, su motivación es nuestra motivación.

 

El dónde: el destino de un discípulo

La meta de la vida de Cristo, su misión, es la reconciliación del mundo con Dios (2 Corintios 5:18, 19). Él conduce a la humanidad hacia una relación restaurada con Dios. Como discípulos suyos, nuestro objetivo debe ser el mismo. Pablo dice que Cristo nos ha dado “el ministerio de la reconciliación” (vers. 18).

El significado es claro. Así como Cristo se entregó a sí mismo aún a la muerte en una cruz a fin de reconciliar el mundo con Dios, así también tendría que ser nuestra misión. Como discípulos deberíamos entregarnos completamente al ministerio de reconciliar; somos sus custodios, sus fideicomisarios y es nuestro deber llevar nuevamente hacia él a personas por las cuales entregó su vida. Esto es lo que Jesús quiso decir en Mateo 28:18-20: “Vayan y hagan discípulos de todas las naciones”.

Este es nuestro objetivo, nuestra meta y propósito como discípulos: conducir a otros a una relación restaurada con Dios conociendo que Cristo ya ha logrado la reconciliación para ellos.

 

El cómo: la manifestación de un discípulo

De acuerdo a 2 Corintios 5:18, como discípulo de Jesús yo lo represento ante el mundo y llevo el mensaje de su reconciliación. Realizo un llamado en su favor. Mi manifestación es su manifestación. Entonces ¿qué comunica mi llamado acerca de él? Si soy un discípulo de Cristo, ¿como debo realizar la tarea de ser un embajador de la reconciliación en su nombre? A la luz de lo mucho que Dios estuvo dispuesto a sacrificar, ¿qué significa esto para ti y para mí como agentes de reconciliación?

Es posible que estemos tan absortos en nuestro propio proceso de discipulado que hayamos olvidado nuestro objetivo, nuestro cometido, de llevar el mensaje de reconciliación de Dios a otros. Hemos sido reconciliados con Dios a través de Cristo; por lo tanto, como sus seguidores, imploramos a otros en su nombre, que se reconcilien con él.

El liderazgo de Cristo es una búsqueda. Seguirlo significa seguirlo en su búsqueda. Debemos llamar la atención del mundo en favor de Cristo.

Esto significa que cualquiera de nosotros que considera seriamente el discipulado tendría que realizar un inventario de su situación como “seguidor de Cristo”. Para evaluarte responde las siguientes preguntas:

1. Condiciones:

  • ¿Soy un seguidor de Cristo?
  • ¿Estoy yendo más allá del sacrificio personal para seguir a Cristo en su búsqueda de reconciliar a los seres humanos con Dios?

2. Motivación:

  • ¿Estoy impulsado por el amor de Cristo por mí?
  • ¿Estoy convencido que Dios ha suplido todo lo que necesito de tal forma que no tengo que vivir para mis propósitos sino para los suyos?
  • ¿Estoy dispuesto a vivir por Cristo y los demás, en lugar de vivir simplemente para mí mismo?

3. Destino:

  • ¿Cuál es mi meta?
  • ¿Dónde acabarán las personas si me siguen hacia donde estoy liderando en este momento?

4. Demostración:

  • Como embajador por Cristo, ¿qué mensaje transmito a otros a acerca de Dios?
  • El profundo deseo y pasión por la reconciliación que tiene Dios, ¿es visible a través de la presentación que hago de su llamado?

Recuerda: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: “En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios” (2 Corintios 5:17-20).

 

Autor: Leah Jordache

Comentarios (6)add comment

Laura___ said:

0
...
Estuvo muy bueno... Me hizo analizar bastante sobre el verdadero por que me debo llamar discipula de Cristo. Ahora quiero poner bien en orden mis prioridades y dejar de hacerlo para mi propio logro y mas bien para hacer lo que Dios quiere y hacerlo por verdadero amor a El y no por costumbre
23 de diciembre de 2009

wagner said:

0
...
Exelente, realmente uno se alvida muchas veces del real proposito que tiene un cristiano. Y de analizarce en lo que esta haciendo actualmente (si esta agradando al Señor).
26 de diciembre de 2009

samantha said:

0
...
es muy cierto esto que esta escrito para llamarse dicipulo de cristo no es nadamas ir a la iglesia pagar diezmos y mas ser dicipulo de cristo, es lo que escribio el hermano estoy de acuerdo con usted porque eso mismo dice las escrituras
11 de enero de 2010

Alejandro 1981 said:

0
...
Ecxelente, algunas veces dudaba si mi forma de representar a cristo y nuestro dios era equivocada, con este articulo comprendi cuanto me falta, cuanto llevo en el camino y cuanto lograre llendo asi.....,-


Gracias los leo todos los dias, me gustaria leer un articulo sobre la humildad, es decir el estremo a la sobervia o el estremo a lo sumiso...,-

Atte. Alejandro Villa.,-
19 de mayo de 2010

david gonzalez said:

0
...
Gracias!!
la verdad estaba buscando algo que me reanimara y me diera fuerzas para salir de un bache en mi cristisnismo, creo que encontar esta pagina fue de gean bendicion...
04 de enero de 2011

edilma wilches forero said:

0
...
por lo que he visto esta pagina llena muchos aspectos de informacion verdaderamente util para nosotros como cristianos solo me queda un interrogante como puedo colocar un enlace para com partirla en mi facebook
21 de noviembre de 2012

Escribir comentario

busy

Amistad en el CHAT

¿Aún no conoces nuestro chat?
TE INVITAMOS A ENTRAR

Aquí encontrarás:

Área EspiritualÁrea Espiritual:
Noticias y recursos para crecer espiritualmente.

Área Tecnológica

Área Tecnológica:
Aprende a usar las nuevas tecnologías.

Área Científica

Área Científica:
Artículos sobre Historia, El Universo, Dinosaurios...

Área Musical

Área Musical:
Clases de música, Tutoriales de mezcla...

Área Multimedia

Área Multimedia:
Audio, video, Radios cristianas, Juegos...

Área de Ayuda

Área de Ayuda:
Respondemos todas tus dudas. ¡Pregúntanos!

Jóvenes en Línea

Tenemos 2135 invitados y 2 miembros conectado(s)

Inicio de Sesión

Buscar en el Portal

Colabora con nosotros

Find us on Facebook

Artículo Aleatorio:

Amar es Actuar

Amar es ActuarMe impresiona en sobremanera el amor puro y perfecto de Dios para nuestra vida, y es que no hay duda alguna que nos ama y la muestra de ello es venir al mundo a morir en nuestro lugar.

Pero mientras Dios nos muestra continuamente su amor hacia nosotros, y mientras cada día somos testigos de cómo su misericordia se renueva sobre nuestra vida, de cómo Dios nos da nuevas oportunidades partiendo de ese amor que nos tienes, yo me pregunto: ¿Cómo le estamos demostrando que también nosotros le amamos?

Y es que amar no decir, sino actuar.

Leer más...