image image image image image image
¡Para Jóvenes! Este portal trata de recopilar todos los recursos que un Joven cristiano puede necesitar, tanto para su vida personal y espiritual, como para crecer como persona. Aquí encontrarás desde artículos científicos, meditaciones, hasta videos y audio, pasando por tutoriales para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios.
¡Te invitamos a navegar por nuestras diferentes áreas!
Haz nuevos amigos en el Chat ¡Si aún no has entrado en el chat de jovenes-cristianos.com te invitamos a hacerlo!.

Un simple click (Área multimedia >> Chat)  y estarás conociendo amigos cristianos de todas partes del mundo.

¡También podrás acceder al Chat desde tu cliente IRC favorito!
Síguenos en las Redes Sociales Puedes seguir todos nuestros movimientos desde tu Red Social favorita. Actualmente, Estamos en Twitter y en Facebook.  

Para conectar con nosotros, añade a tu lista de Twitter el usuario "jcristianoscom", o sigue los enlaces que aparecen en la columna derecha del portal.
Miles de jóvenes nos visitan Gracias a la confianza que nos dan jóvenes como tú, el portal www.jovenes-cristianos.com recibe más de 130.000 visitas mensuales, donde más de 35.000 jóvenes están suscritos a nuestros boletines.

Nuestra área de ayuda recibe más de 300 peticiones mensuales, con preguntas bíblicas, dudas, consejo, y pedidos de oración.

¡Gracias por hacer esto posible!
Equipo de Desarrollo de Juegos Jovenes-cristianos.com cuenta con un equipo de desarrollo de juegos para PC, cuyo objetivo no es otro que el aprender de la Biblia de una forma divertida y sana.

Estos juegos son gratuitos y de libre descarga. Para descargarlos, visita el Área multimedia, apartado "Juegos para PC".
Tutoriales, para que no te quedes sin saber En este portal encontrarás tutoriales de todo tipo, para aprender a usar las nuevas tecnologías al servicio de Dios, aprender a tocar un instrumento o a cantar, entre muchas otras cosas.

¡No te quedes sin aprender cómo instalar la Biblia en tu teléfono!
Área Científica Psicología / Relaciones El Cristiano Frente a los Celos


El Cristiano Frente a los Celos

Marina ya perdió la cuenta de las discusiones que ha sostenido con su esposo por culpa de los celos.

Se trata de un hombre trabajador, honrado, con un inigualable sentido del humor y un espíritu de solidaridad que aflora cuando alguien necesita ayuda.    Pero es celoso.

Él lo admite. “Quiero cambiar” ha confesado muchas veces. Pero teme que intentarlo otra vez se convierta en un nuevo fracaso aún cuando sabe que la salida a su crisis está en Jesucristo.



Un fenómeno de nuestro tiempo

Una encuesta realizada hace poco entre 641 parejas jóvenes en Norteamérica, reveló que el 33% han sentido algún grado de celos y, el 46% lo atribuyó a una consecuencia lógica del amor.

Nos identificamos en un hecho:
Todos los seres humanos en mayor o menor grado sentimos celos. El problema estriba en que no se puedan controlar y desencadenen reacciones que minan la relación, bien de pareja, en la relación hijos-padres o con personas próximas.

Los expertos coinciden en asegurar que tienen origen en por lo menos tres factores:

  • Baja autoestima
  • Inseguridad 
  • Un errado supuesto de que la persona que nos acompaña—en el caso de la pareja—es de nuestra propiedad y nos pertenece cada uno de sus instantes.

Generalmente traen consecuencias impredecibles porque el cónyuge termina por cansarse de discutir por el mismo asunto.



Los celos tocan nuestras emociones

Sin duda, los celos han estado latentes desde el comienzo mismo del género humano.

Los apreciamos en la actitud de Caín cuando se enteró que su ofrenda delante de Dios no tuvo el recibo que la realizada por su hermano. “Tiempo después, Caín presentó al Señor una ofrenda del fruto de la tierra... pero no miró así a Caín ni a su ofrenda. Por eso Caín se enfureció y andaba cabizbajo.” (Génesis 4:3-5. Nueva Versión Internacional).

En Caín se produjo una reacción airada acompañada del desánimo, evidenciando desde ese mismo instante la forma como los celos tocan directamente nuestras emociones.

Hace pocos días un caso conmovió el suroccidente de Colombia.

Lo protagonizó un joven de veinte años quien, enloquecido por los celos, golpeó a su novia hasta dejarla en estado de coma. La chica murió dos días después. Cuando lo retuvieron, se limitó a explicar que “De pronto sentí que mi dignidad era vulnerada. Algo dentro de mi llevó a que interpretara sus relaciones amistosas como una evidente relación de infidelidad. Tarde comprendo que estaba equivocado”. Su arrepentimiento se produjo cuando los celos habían desencadenado un verdadero drama humano.

Los padres también provocan celos

Con frecuencia la inclinación de los padres hacia uno de sus hijos, alimentan resentimientos, estimulan celos y siembran la discordia para un desmoronamiento de las relaciones en el futuro.

La unidad familiar termina por ser socavada. Puede que lo hagamos de manera inconsciente, pero las consecuencias afloran en cualquier momento.

Si volvemos la mirada a la historia de Israel, encontramos en Isaac y su esposa Rebeca dos progenitores que tipifican esta situación común en muchos hogares. El registro Escritural señala que “Los niños crecieron. Esaú era un hombre de campo y se convirtió en un excelente cazador, mientras que Jacob era un hombre tranquilo que prefería quedarse en el campamento. Isaac quería más a Esaú, porque le gustaba comer de lo que él cazaba; pero Rebeca quería más a Jacob.” (Génesis 25:27, 28. Nueva Versión Internacional).

Es evidente que estaban sembrando la discordia que toma fuerza con el paso de los años entre los dos hermanos.



Tres principios fundamentales

En toda relación de pareja deben primar tres elementos ineludibles:

  1. Respeto a la otra persona. 
  2. Confianza
  3. Amor, comprensión y tolerancia. 

Si hay ausencia de todos o al menos en uno de ellos, sin duda se está abonando el terreno para que afloren los celos.



¿Qué hacer?

Frente a esta manifestación de inseguridad en nuestra vida o quizá de alguien próximo, es aconsejable avanzar con algunas pautas prácticas que describo a continuación:

1.- Reconocer que los celos son fruto de la carne

Nadie nace con celos ni puede argumentar que es proclive a sentirlos. Alimentarlos en nuestra vida y permitir que tomen fuerza es una manifestación de la vieja naturaleza en el ser humano, tal como lo advirtió el apóstol Pablo: “Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se estarán comportando según criterios meramente humanos?”(1 Corintios 3:3 Biblia Nueva Versión Internacional).

Sobre esta base, es prioritario abrirnos al mover de Dios para que se produzcan los cambios que requerimos.

2.- Evaluar nuestras actitudes

Es fundamental tomar el tiempo necesario para revisar qué está provocando en nosotros la situación de celos. Y en lo posible, confrontar a nuestra pareja. Con serenidad, sensatez y tolerancia, es posible llegar a un acuerdo que permita corregir aquellas actuaciones que podrían despertar inseguridad respecto a sus sentimientos.

4.- Someter nuestras emociones a Dios

El propósito de cambiar la inclinación a los celos injustificados tiende a fracasar a menos que sometamos nuestros sentimientos y emociones a Dios. De lo contrario y, como lo podemos apreciar en la Biblia, no solo estarán ahí, siempre latentes, sino que pueden llevarnos a cometer locuras: “Porque los celos enfurecen al hombre, y no perdonará en el día de la venganza.” (Proverbios 6:34. Versión Biblia de Las Américas). ¿Quién puede transformar esas circunstancias? Dios.

El nos creó y tiene el poder para hacer esos ajustes que tanto requerimos.

5.- Generar seguridad en la pareja

Si bien es cierto sentimos celos, también es honesto reconocer que –si los enfrentamos por parte de nuestro cónyuge—puede originarse en un comportamiento que no despierta seguridad en nuestra pareja. Es necesario hacerle sentir que sus sentimientos están correspondidos y que, de nuestra parte, hay compromiso en la relación.

Este aspecto lo abordó bellamente el poeta de Israel cuando escribió en el diálogo que sostiene una pareja de esposos: “Ponme como sello sobre tu corazón, como sello sobre tu brazo, porque fuerte como la muerte es el amor, inexorables como el Seol, los celos; sus destellos, destellos de fuego, la llama misma del SEÑOR.” (Cantares 8:6. Versión Biblia de Las Américas).

Una encuesta que realizó hace poco un diario caleño señalaba que un 47% de los 612 hombres y mujeres consultados, consideraba agradable despertar celos así tuvieran posteriormente que dar cuenta de qué hacían, a qué hora y en qué lugar. Lo importante era llamar la atención a su cónyuge, explicaron.

6.- Es necesario un cambio en nuestra actitud

Definitivamente Dios transforma. Y esa transformación se refleja en nuestro cambio de actitud y en particular, en un hecho que puede empañar una buena relación de pareja como son los celos. No hay un testimonio cristiano saludable donde priman emociones incontroladas, tal como lo advertía el apóstol: “Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.”(Santiago 3:16).

Cuando Dios tiene el pleno control de nuestras emociones y actitudes, seguramente tendremos buenas relaciones en el interactuar con nuestra pareja y quienes nos rodean.

Comentarios (16)add comment

Martin y Daniella said:

0
...
LA UNICA FORMA DE DESTRUIR LOS CELOS Y COMETER UN GRAVE ERROR ES JESUS
14 de enero de 2011

ka1 said:

0
...
Necesito mas informacion de este tema y quiero ayuda de mi senor jesucristo
15 de julio de 2011

Edelmira Felix said:

0
...
Pase por largos periodos de celos y aprendi mucho en el proceso. Le entregue a mi esposo a Dios y le pedi que El lo cuidara porque El puede hacerlo mejor que yo. Hice un compromiso con Dios de obediencia y confiar mas en El. Me di cuenta que al abrir la puerta a los celos le abria la puerta a todas las cosas perversas y malas y yo no queria eso para mi hogar. Decidi cambiar, me tome de la mano de Jesucristo y hoy soy libre y feliz y puedo hacer feliz a mi amado esposo. Solo Dios puede hacernos verdaderamente libres.
27 de octubre de 2011

olam said:

12910
...
ESTO ES INTERESANTE ME HUBIERA GUSTADO HABER LEIDO DEL TEMA ANTES PUES HUBIERA TOMADO EN CUENTA ESTO Y TAL VEZ NO HUBIERA PASADO TODO LO QUE PASO
27 de octubre de 2011

Ximeniwis said:

0
...
buenisimo el estudio, pero me gustaría saber más aun, sobre que dice la biblia sobre este tema. si pueden enviarme mas informacion porfavor !!!
19 de noviembre de 2011

kattyta said:

0
...
Bendiciones a todos y todas !!
Hablar de los celos no se debe tomar a la ligera, ya que a veces hay situaciones en la que los celos nos muestran una situación de peligro, de que algo no anda bien, y que hay que evitar, sin embargo en otras, no tiene mayor importancia y ya es algo psicológico x algún trauma vivido.
Yo digo que siempre hay que orar a Dios y pedir discernimiento y sabiduría para manejar los celos, ya que los celos no siempre son malos (tenemos a un Dios celoso)
Lo que debemos saber es cuando es de verdad algo que nos previene de algo malo...o cuando es solo psicológico, y para eso necesitamos la ayuda de Dios y el ESpíritu Santo..andar en comunión con el Padre para que nos de sabiduría.
Les deseo lo mejor en el nombre de Jesús amén smilies/smiley.gif
06 de diciembre de 2011

Calmer said:

0
...
smilies/shocked.gifsmilies/shocked.gif Siempre he sido buen consejero, pero después de 37 años estoy sufriendo de los celos de matrimonio. Estoy siendo juzgado, no hay pruebas porque no ha habido infidelidad, ni intento de la misma. Yo pregunto: por qué me cela? y me responde: porque me da motivos. Nunca me ha podido probar nada. Vivimos en un círculo vicioso y sin salida. Qué hacer?. Creemos en DIOS, pero ella no cree en mí. Qué hacer?.
17 de diciembre de 2011

MarySa said:

0
...
Solo Dios podrá ayudarnos a erradicar estos sentimientos que lo único que hacen es lastimarnos.
Dios bendiga mi vida y la vida de cada uno de ustedes!!
26 de febrero de 2012

ZeeckT said:

0
...
muchas gracias por el tema, de verdad es esperanzador lo que dice Dios de los celos enfermizos, q son frutos de la carne y que en Dios encontramos libertad. otra vez, muchas gracias!
26 de mayo de 2012

vasco said:

0
...

Los seres humanos celosos no pueden glorificar a Dios con sus vidas. El amor a Dios es lo primero. No se debe endiosar a l@s espos@s, eso es idolatria y un gran mal.

El respeto hacia la otra persona nace del respeto a Dios y a uno mismo. Recuerden que todos juzgan por su condición, y que de la abundancia del corazon habla la boca. Se debe aprender a confiar ciegamente en la pareja, entregarlos en las manos de Dios ya que cada uno de nosotros comparecerá ante el tribunal de Cristo y rendirá cuentas de los actos. Confiar en el otro es amarlo y si la otra persona tiene problemas con la infidelidad oren mucho para que DIos sane primeramente su corazón y puedan perdonar a la persona infiel. Somos llamados a ser luz y no a juzgar ni jugar con los sentimientos de la otra persona somos llamados a vencer al pecado y a la tentación que siempre estará presente. Recuerden el pacto que hicieron con su pareja ante el Altar.
19 de julio de 2012

karen perez said:

0
...
hola me gusta mucho este tema... y hoy toma la decision de aprender a poner mis sentimientos y actitudes en las manos de Dios ya que los celos no producen un buen estado de animo en uno es mas no lo dejan ser feliz poq siempre esta desconfiando de su pareja....
24 de octubre de 2012

anzm said:

0
...
gracias x este documental pues me ha llevado ala reflexion,, de veras es duro ser celoso, muchas veces no quisiera sentirlos pero no se!, siempre termino sintiendo enojos,., pero bueno, pongamonos en las manos del señor jesus y sobre todo esforcemonos nosotros a confiar en nuestras parejas-... bendiciones. smilies/smiley.gif
14 de diciembre de 2012

mfjdkd said:

0
...
Ser celoso se sufre, actualmente la he pasado mal, soy cristiana mi esposo también, y aun así no habia puesto en las manos del Señor esa situación que tanto daño hace, les recomiendo a todos busquen de Dios, hoy me siento más tranquila he ha hecho grandes cosas en mi vida, y creo que el me cambiará por completo, hasta hoy gran parte de esa sosobra ha pasado, y siento más confianza en mi esposo, no se que sería de mi si fuera como he sido desde hace 10 años, quizás ya me hubiera separado pero Dios me llamó y también a mi esposo y se que está tratando con nosotros ya no son los mismos celos y se que él es la única solución a este problema los animo a buscarle...
bendiciones!
15 de febrero de 2013

claudiapq said:

0
...
mi esposo contrato para trabajr con el a la mas facil de sus amigas? como no puedo senti asi celos? y le pedi que la despidiera, y no lo hizo porque su papa que es el jefe no lo dejo, me siento totalmente mal ya que mi suegro tampoco le importo mi sentir.
16 de agosto de 2013

Escribir comentario

busy

Amistad en el CHAT

¿Aún no conoces nuestro chat?
TE INVITAMOS A ENTRAR

Aquí encontrarás:

Área EspiritualÁrea Espiritual:
Noticias y recursos para crecer espiritualmente.

Área Tecnológica

Área Tecnológica:
Aprende a usar las nuevas tecnologías.

Área Científica

Área Científica:
Artículos sobre Historia, El Universo, Dinosaurios...

Área Musical

Área Musical:
Clases de música, Tutoriales de mezcla...

Área Multimedia

Área Multimedia:
Audio, video, Radios cristianas, Juegos...

Área de Ayuda

Área de Ayuda:
Respondemos todas tus dudas. ¡Pregúntanos!

Jóvenes en Línea

Tenemos 2200 invitados y 1 miembro conectado(s)

Inicio de Sesión

Buscar en el Portal

Colabora con nosotros

Find us on Facebook

Artículo Aleatorio:

El padre, el hijo y el burro

Hazlo todo para la Gloria de Dios: El padre, el hijo y el burroLa vida de un obrero de Cristo no es fácil. Hay veces, sobre todo para los jóvenes que lideran, que se sienten criticados hagan lo que hagan, y pareciera que la gente siempre tiende a lanzar palabras de reproche, antes que palabras de ánimo.

Para todas aquellas personas que se sientan así, os traemos un relato sacado del libro "El Conde Lucanor", escrito por el español Don Juan Manuel, allá por el año 1335.

En ella, el Conde Lucanor pide opinión a su sabio consejero Patronio. El relato se titula "El padre, el hijo y el burro".

 

Leer más...